02/04/2024
El máximo tribunal de justicia de Estados Unidos, al tomar el caso del estado de Colorado, reconoció la urgencia de una rápida decisión sobre la marginación de Trump de las papeletas electorales, por la cercanía de las elecciones primarias en todo el país. El exmandatario enfrenta una situación similiar en Maine.

La Corte Suprema de Estados Unidos enfrentará en los próximos días un papel clave en el destino político del expresidente Donald Trump, luego de que fuera excluído de las elecciones primarias del Partido Republicano por las autoridades del estado de Colorado, por su presunta participación en el asalto al Capitolio en 2021 e impedir la llegada del actual mandatario Joe Biden a la Casa Blanca.

A tres años del fallido intento de su reelección, Trump trata de sortear una serie de obstáculos judiciales en varios estados para seguir en la nueva carrera presidencial, por lo que el máximo tribunal estadounidense podría tener la última palabra, ya sea a su favor o en contra.

La Corte, al admitir a trámite el caso del estado de Colorado y fijar la primera vista oral del proceso para el 8 febrero, reconoció la urgencia de una rápida decisión sobre la marginación de Trump de las papeletas electorales, porque pronto se iniciarán las elecciones primarias en todo el país. Además, se debe considerar que dentro de diez meses, los votantes estadounidenses volverán a elegir a un presidente.

El exmandatario reclama inmunidad judicial por cuatro acusaciones penales sin precedentes que abarcan 91 cargos por los que podría ser juzgado en los próximos meses. Los alegatos, se indicó, comenzarán a principios de febrero.

Trump también lucha, aparte de Colorado, con la decisión del Tribunal Supremo del estado de Maine que también determinó dejarlo fueras de las primarias republicanas por su papel en la supuesta incitación a una insurrección de sus partidarios en el Capitolio.

Por el momento, se está a la espera que resuelvan los juicios en ambos estados, basandos principalmente en una disposición de la 14ª Enmienda constitucional de EE.UU. que prohíbe ocupar cargos públicos a quien “haya tomado parte en alguna insurrección”.

Defensa de Trump

Ante el veto al exmandatario por parte de las autoridades de Colorado, el equipo legal de Trump argumentó en el recurso presentado que “en nuestro sistema de ‘Gobierno de la gente, por la gente y para la gente’, la decisión de Colorado no es ni puede ser correcta”. Y apuntó a que el tribunal estatal “no tiene autoridad para negar” al exmandatario su “acceso” a las primarias republicanas.

Los abogados han argumentado que la “cuestión de elegibilidad” para la Presidencia debe ser determinada por el Congreso, no por los estados, por tanto, el Supremo de Colorado “se equivocó” al dictaminar que el asalto al Capitolio fue una insurrección alentada por el entonces presidente en funciones. “No fue una ‘insurrección’ y Trump de ninguna manera ‘participó’ en una ‘insurrección’”, indican.

Asimismo, los defensores legales del político republicano denunciaron que excluirlo de las elecciones primarias del estado de Colorado “marcará la primera vez en la historia de Estados Unidos que el poder judicial ha impedido a los votantes emitir su voto por el principal candidato presidencial de un gran partido”. En este sentido, sostuvieron que la ley estatal no permite que un secretario de Estado o los tribunales “purguen” a los candidatos de las papeletas “basándose en sus propias evaluaciones”.

About The Author

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *