Situado a 140 km de la costa del Mar del Norte, este proyecto de parque eólico ha costado una enorme cantidad de dinero: 642 millones de euros. Pero brindará la oportunidad de probar una tecnología emergente que se considera prometedora para la transición energética en Noruega, el mayor productor de hidrocarburos de la Unión Europea.

Turbinas eólicas para alimentar plataformas petrolíferas: la imagen es un poco desconcertante. Pero estas 11 turbinas flotantes, de 8,6 megavatios de potencia cada una, generarán el 35% de la electricidad que necesitan 5 plataformas petrolíferas cercanas, que actualmente funcionan con gas y gasóleo.

Estas turbinas flotantes, lastradas por anclas en lugar de fijadas al lecho marino, están situadas cerca de las plataformas, allanando el camino a la energía eólica en aguas profundas, lejos de la costa y de los descontentos residentes locales, donde el viento es más estable.

Noruega sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles.

Vista general del parque eólico marino Hywind Tampen, en el Mar del Norte, el 23 de agosto de 2023. Foto: Reuters

Este parque eólico piloto reducirá las emisiones anuales de CO2 de Noruega en 200.000 toneladas y las de óxido nitroso, responsable de la acidificación de los océanos, en 1.000 toneladas. En total, esto representa el 0,4% de las emisiones del país: ¡una gota en el océano!

Pero esto es sólo el principio, promete Noruega. Se ha convertido en el principal proveedor de gas de Europa desde la guerra de Ucrania, y pretende seguir siéndolo. Este verano (en el hemisferio norte), el gobierno dio luz verde a 19 nuevos proyectos de explotación de hidrocarburos. Para alcanzar su objetivo medioambiental de reducir a la mitad sus emisiones de carbono de aquí a 2030, Noruega debe electrificar a toda costa su industria de combustibles fósiles.

Un ambicioso programa de parques eólicos

Este primer parque eólico flotante, banco de pruebas para el desarrollo de futuros equipos que podrían equiparse con palas más grandes y fáciles de instalar, habrá costado el equivalente a 642 millones de euros, subvencionados en casi un 40% por el Estado noruego.

El príncipe heredero de Noruega, Haakon, y el Primer Ministro Jonas Gahr Støre abren el parque eólico marino flotante Hywind Tampen, en el Mar del Norte, el 23 de agosto de 2023. Foto: Reuters

El Primer Ministro, Jonas Gahr Støre, declaró en la inauguración: “Sí, es caro, pero alguien tiene que marcar el camino”. Como recordatorio, el presupuesto estatal noruego se ve impulsado por los ingresos récord de la petrolera estatal Equinor, que produce el 70% de los hidrocarburos de Noruega y ha previsto unos beneficios de más del 130% en 2022 en comparación con el año anterior.

Noruega pretende construir 1.500 aerogeneradores marinos de aquí a 2040. Las primeras licitaciones comerciales se lanzarán este otoño, incluidos tres nuevos proyectos de parques eólicos flotantes.

About The Author

Agregar un comentario