Cuando se trata de proteger nuestra visión, lo que comemos puede afectar lo que vemos. Sin embargo, con estas recomendaciones podrás prevenir las enfermedades oculares y ¡tus ojos te lo agradecerán!

Ciertas vitaminas que se encuentran en los alimentos pueden desempeñar un rol fundamental en la prevención de dos causas comunes de problemas a la vista, de acuerdo con la Escuela de Medicina de Harvardlas cataratas o áreas nubladas que se forman en el cristalino del ojo y la degeneración macular relacionada con la edad. Esta última es una afección que provoca la pérdida de la visión de la mácula, parte del ojo que controla la visión central.

“Aunque no hay pruebas definitivas, algunos estudios sugieren que comer una dieta rica en ciertos nutrientes puede ayudar a mejorar la salud ocular”, señaló la doctora Ivana Kim, profesora asociada de oftalmología en la institución educativa mencionada. Agregó que “se cree que la retina, especialmente la mácula, es un entorno de alto estrés oxidativo, lo que significa que hay una gran cantidad de radicales libres, es decir moléculas que dañan a las proteínas y al ADN dentro de las células. Los antioxidantes combaten los radicales libres y se cree que ayudan a proteger a la retina de estos daños”.

Existe evidencia donde se expone que las vitaminas (A, C y E) y minerales antioxidantes dietéticos (zinc) pueden ayudar a prevenir la progresión de la degradación macular. La luteína y la zeaxantina son carotenoides que se encuentran en la retina y se ha demostrado que la ingesta dietética de estos compuestos tienen propiedades antioxidantes, mejorando la densidad del pigmento en la mácula.

Existe evidencia que los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades antiinflamatorias y, por otra parte, se sugiere que la inflamación juega un papel importantísimo en la degeneración macular relacionada con la edad, mencionó la doctora Ivana Kim.

La luteína y la zeaxantina se pueden encontrar en la mayoría de las frutas y verduras, especialmente en las variedades amarillas y anaranjadas. También en las verduras de hojas verdes. Las yemas de los huevos son una fuente aún más rica de estos nutrientes. Sumado a ello, los ácidos grasos omega-3 se encuentran en los pescados de agua fría, la linaza y las nueces. Por su parte, las carnes rojas y los mariscos son una excelente fuente de zinc, mientras que las vitaminas A, C y E puedes buscarlas en verduras, frutas, nueces y semillas.

Seis frutas que te darán “visión de águila”

Un estilo de vida saludable puede reducir significativamente el riesgo de problemas de salud ocular. Los alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas juegan un papel clave en la salud de nuestros ojos. Desde Eye Clinic London recomiendan el ejercicio regular y una dieta balanceada para el bienestar general, cuyos mejores consejos te compartimos a continuación.

Frutas cítricas

Las naranjas, los limones y las toronjas (pomelo) tienen un alto contenido de vitamina C, la cual ayuda al cuerpo a formar y mantener el tejido conectivo, incluido el colágeno que se encuentra en la córnea del ojo. La vitamina C también apoya la salud de los vasos sanguíneos oculares, siendo un enorme aporte en la prevención de enfermedades como las cataratas.

Bayas o frutos rojos

Las fresas, los arándanos y las moras son excelentes superalimentos para el funcionamiento saludable de los ojos. Los antioxidantes presentes en la mayoría de las bayas pueden ayudar a prevenir la sequedad, la presión arterial baja, los defectos de visión y la degeneración macular.

Plátanos o bananas

El potasio también es excelente para la salud de los ojos, especialmente para los ojos secos, ya que es uno de los componentes importantes que forman la película lagrimal y ayudan a mantener el espesor de la misma.

Niño con audífonos comiendo plátano
La vitamina A es esencial para el crecimiento, la reproducción y fortalece el sistema inmune.

La vitamina A es otro componente esencial del plátano, la cual protege a la córnea y otorga una buena visión.

Mango y papaya

Estas frutas están llenas de nutrientes que ayudan a mantener la salud ocular. Dos nutrientes claves que habitan en los mangos y las papayas son los antioxidantes luteína y zeaxantina. Ellos actúan como un bloqueador solar natural, absorbiendo el exceso de luz que llega a la retina, incluyendo la luz azul de las pantallas que usamos a diario.

Albaricoques, duraznos o damascos

Los albaricoques son particularmente beneficiosos para la salud de nuestros ojos, ya que contienen vitaminas A, C, E y carotenoides. Además poseen un alto contenido de betacaroteno que nos ayuda con la visión nocturna y la capacidad de los ojos para adaptarse a entornos oscuros.

Hay varias formas de consumir y disfrutar estos alimentos. Puedes optar por mezclarlos en un batido, agregarlos a un postre o prepararte una exquisita ensalada de frutas, ya sea al desayuno o en la tarde. Tus ojos te lo agradecerán con una mejor visión para continuar con tus labores y prevenir enfermedades que podrían mermar tus capacidades actuales.

About The Author

Agregar un comentario