07/04/2024
Lisa Cook, gobernadora de la Fed, advirtió que eventos como la guerra en Ucrania y Medio Oriente pueden desestabilizar a los mercados de materias primas y el acceso a crédito.

Un aumento de las tensiones geopolíticas en todo el mundo puede agravar el ya de por sí débil crecimiento en Europa y China, y los efectos indirectos podrían alterar la senda de la economía estadounidense, advirtió ayer la gobernadora de la Reserva Federal (Fed), Lisa Cook.

Está claro que lo que ocurre en el resto del mundo afecta a Estados Unidos, y en estos momentos el crecimiento económico es bastante moderado entre nuestros principales socios comerciales”, declaró Cook durante una mesa redonda en una conferencia organizada por el Banco Central de Irlanda en Dublín.

“No sólo estamos pendientes de un crecimiento moderado, sino también de las tensiones geopolíticas de las que todos hablamos, y que podrían cambiar las perspectivas tanto en Estados Unidos como en la economía mundial”.

Cook añadió que las tensiones geopolíticas pueden desestabilizar, en particular, los mercados de materias primas y el acceso al crédito en el actual entorno de tasas de interés más altas.
“Cualquier perturbación puede empeorar la situación en la que ya nos encontramos y podría desestabilizar los mercados de materias primas y el sistema crediticio (…) Estamos observando y esperando. Estamos vigilantes”, mencionó Cook.

Los comentarios de Cook siguieron a un discurso en el que expuso con más detalle una serie de riesgos internacionales, entre ellos el conflicto en Ucrania y Medio Oriente, así como las persistentes presiones inflacionistas en el extranjero y una mayor desaceleración económica en China, que, según dijo, podrían amenazar la estabilidad financiera mundial.
No detalló su opinión sobre las perspectivas económicas de Estados Unidos ni comentó la política de tasas de interés de la Fed, ni dio una idea de la probabilidad de que alguno de esos riesgos potenciales se haga realidad.

Cook delineó varios riesgos procedentes del exterior, entre ellos, la posibilidad de incrementos inesperados de los réditos si persisten las presiones inflacionistas, los efectos internacionales en caso de que empeore la desaceleración económica de China y la posibilidad de que el aumento de las tensiones en Rusia, Medio Oriente y China genere riesgos para los mercados mundiales.

About The Author

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *