Breve actualización sobre la guerra y su impacto en los cristianos de la zona, con nuevos y urgentes motivos de oración.

Comienza la tercera semana de la guerra entre Israel y Hamás en Gaza, y las noticias de la región siguen siendo devastadoras. Cada vez se conocen más detalles sobre el terrible ataque inicial del grupo terrorista Hamás contra los civiles israelíes, cuyo país está de luto por sus más de 1400 habitantes asesinados.  Además, Israel cree que este grupo yihadista político-militar puede seguir teniendo a 200 rehenes israelíes, según informa la BBC. 

El Ministerio de Salud informa de que más de 3700 personas han muerto en Gaza desde el inicio de la guerra. Los bombardeos por parte del ejército israelí han sido constantes sobre esta franja costera colindante con Egipto y con una densidad de población tan elevada. Israel también ha ordenado a los civiles gazatíes que se desplacen al sur para refugiarse de las operaciones militares. Pero esto, en la práctica, es muy difícil, ya que dicha orden de evacuación fue dirigida a una zona en la que vive un millón de personas. En consecuencia, los palestinos de Gaza están teniendo muchas dificultades para conseguir bienes básicos como comida, agua y electricidad. 

El pasado 17 de octubre se produjo una explosión en la zona del hospital gazatí de Al-Ahli dirigido por cristianos. Este ataque provocó la muerte de cientos de personas. Israel y varias agencias de inteligencia occidentales afirman que probablemente la explosión se produjo por el disparo fallido de un cohete lanzado por la Yihad islámica (otro grupo terrorista aliado con Hamás) mientras que Hamás culpa de las muertes a las fuerzas militares israelíes.  Esta explosión es un terrible recordatorio del alto coste humano del conflicto. 

Nuestros hermanos de la región también se encuentran devastados ante tanta violencia. «Creo que todos estamos conmocionados tras ver la televisión y las redes sociales», comparte un creyente palestino de Cisjordania. «Estoy constantemente en contacto con nuestros hermanos refugiados en dos iglesias de la ciudad de Gaza, y están realmente aterrados. Anoche, uno de ellos me dijo que el aire huele a muerte. Las dos iglesias se encuentran en el centro de la ciudad y están muy cerca del hospital donde se produjo la explosión y la iglesia bautista». 

«La magnitud del odio y la maldad mostrados en estos ataques es realmente sobrecogedora».ELI BIRNBAUM, SUBDIRECTOR DE ‘JEWS FOR JESUS’

Este temor ha incrementado recientemente cuando, el 19 de octubre, una explosión junto a una iglesia ortodoxa destruyó una sala del local, acabando con la vida de 18 cristianos e hiriendo a otros más. Se trataba de uno de los lugares que daban cobijo a los creyentes en la ciudad de Gaza  

Igualmente, el fuerte ataque terrorista inicial de Hamás dejó devastados a los cristianos israelíes. «La magnitud del odio y la maldad mostrados en estos ataques es realmente sobrecogedora», denuncia Eli Birnbaum, uno de los subdirectores del grupo judío mesiánico ‘Jews for Jesus’, en relación con el ataque inicial de Hamás. «Hace décadas que no veíamos algo así y de verdad que ha conmocionado a la población». 

Así lo confirmaba también una mujer cristiana en Gaza a través de sus redes sociales: «No estamos vivos; estamos muriendo lentamente». 

Ante esta situación, es muy urgente que acompañemos en oración a nuestros hermanos de Israel y de Palestina. Por ello, hemos recopilado junto a los colaboradores sobre el terreno una nueva lista sobre cómo orar por paz y esperanza en medio de esta guerra tan devastadora. 

Cuando ores por los implicados en esta guerra, recuerda que Dios creó a cada una de esas personas a Su imagen.

Ora por los que lloran 

En la guerra, los inocentes siempre sufren, y resulta muy duro contemplar cómo están sufriendo tanto los israelíes como los palestinos que han perdido a seres queridos. Pide al Señor que consuele a todos aquellos que se vieron afectados por el ataque inicial de Hamás en Israel, así como a los familiares y amigos de las personas tomadas como rehenes. Ora para que Dios abrace muy fuerte a aquellos que lloran, que puedan acudir a Él en medio del duelo para que les llene de esa paz que solo Él puede dar. Ora para que fortalezca a los cristianos israelíes para que sean sal y luz y pacificadores (Mateo 5:9). 

Ora por los civiles palestinos que han perdido sus hogares, comunidades y seres queridos. Ora para que Dios sane sus heridas y para que puedan ver que sólo Él es la verdadera esperanza del mundo. Ora para que Jesús se revele y los palestinos vean que Él es Dios con nosotros (Mateo 1:23), aun en medio de la crisis humanitaria y el miedo al futuro. Ora para que Dios ayude a los cristianos palestinos a ser embajadores de Su amor y gracia. 

Ora por los cristianos refugiados de Gaza 

Los colaboradores locales calculan que el 90 % de los 1070 cristianos de Gaza se estaban refugiando en una de las dos iglesias de la ciudad. Israel ha declarado que, dentro de poco, la zona donde se encuentran dichos edificios no será segura para los civiles. Por ello, muchos creyentes no saben qué hacer. «Nadie se ha movido», revela un cristiano palestino. «Están bien, pero están aterrados». 

«Los miembros de la iglesia han decidido quedarse ahí, ya que piensan que desplazarse es imposible y peligroso debido a los bombardeos», informa el líder de esta iglesia en Gaza. 

Los trabajadores humanitarios de la zona están esforzándose al máximo para ayudar a los cristianos que se están refugiando en ambas iglesias: les están llevando agua potable y enviando dinero para que puedan conseguir comida, agua y colchones. 

La situación humanitaria en Gaza sigue siendo nefasta. Israel ha aceptado permitir la entrada de ayuda humanitaria desde Egipto, pero los contactos locales avisan que la situación es extremadamente difícil. «Solo hay suficiente comida y agua para dos o tres días. Entregan media ración de pan a los adultos y una a los niños». 

Hay mucha incertidumbre sobre lo que ocurrirá en el norte de Gaza, pero debemos interceder por nuestros hermanos que confían en que las iglesias son un lugar seguro para los seguidores de Jesús. Ora para que esta comunidad de creyentes esté a salvo y encuentre paz en Jesús. Pide al Señor que les ayude a tener esperanza en la oscuridad y a encontrar descanso en Él. Ora por los contactos y colaboradores locales, para que puedan mostrar la luz de Cristo a todas las personas que se crucen en sus caminos. 

Ora por los líderes de las iglesias de Israel y Palestina 

Uno de los líderes de Gaza expresa así cómo se siente ante esta situación tan violenta: «Esta es nuestra tierra. No la abandonaremos. Nuestro destino está en Cristo y vamos a aceptar lo que Él permita que suceda, ya sea la vida o la muerte». Los cristianos de la zona tuvieron un día de ayuno y oración el 17 de octubre, evento que se extendió por toda la región. «Muchas iglesias de Oriente Medio se van a unir a nosotros», compartía un contacto local en Cisjordania. «He visto que muchos hermanos de varios lugares compartían el anuncio para animar a la gente a orar y ayunar». 

«Esta situación no tiene nada de bueno», denuncia Lisa Loden, una judía mesiánica y miembro del Instituto de Paz y Justicia de Belén, a Christianity Today. «Pero aun así, también es nuestro ferviente deseo que la gente se acerque al Señor por medio de ella». Lisa codirige una comunidad que lleva orando de manera regular desde el comienzo del conflicto. 

Por favor, ora por los pastores y líderes palestinos e israelíes en su misión de guiar y proteger a los creyentes, así como acompañarlos en su dolor y proceso de restauración. Pide a Dios que les dé unas fuerzas sobrenaturales y que, por medio del Espíritu Santo, puedan llevar las cargas de otros, además de las suyas propias. Ora porque reciban mucha sabiduría, compasión y discernimiento. Y por último, pide a Dios que incluso los use en medio de la guerra para que más personas decidan aceptar a Jesús como su salvador en estos momentos de violencia. 

«¿Qué podemos hacer nosotros como ciudadanos árabes palestinos cristianos en Israel?». Ese fue el mensaje central de la predicación de Botrus Mansour, el presidente de la Convención de Iglesias Evangélicas de Israel, del pasado domingo en su iglesia en Nazaret, tal como informa Christianity Today. «La respuesta es Jesús». Ora porque así sea y Dios hable a través de los cristianos israelíes y palestinos. 

«Todos necesitan a Jesús».PASTOR MUNIR KAKISH

Ora para que la violencia no se extienda 

Un contacto en Cisjordania avisa de que allí la tensión es cada vez mayor, a pesar de que se trate de un territorio palestino no controlado por el grupo terrorista Hamás. «Ayer, cuando estaba en la oficina, un misil fue interceptado por la Cúpula de Hierro justo sobre mi casa. Todos lo oímos. Mi familia estaba aterrorizada. Ahora mismo hay protestas por toda la región. Están deteniendo a todo el que publique algo a favor de Gaza». En Cisjordania, hay más de 40 000 cristianos a los que también tenemos que acompañar en oración para que la tensión se disipe. 

Además, la tensión entre Israel y el Líbano está creciendo. El grupo político y paramilitar Hizbulá —aliado de Hamás— y el ejército israelí se están enzarzando en enfrentamientos frecuentes en la zona fronteriza. Hay quienes temen que la violencia se extienda también al Líbano —y, con el tiempo, por todo el Oriente Medio. 

Por favor, ora para que esto no suceda. Pide al Señor que traiga paz en medio de esta situación y también a los corazones de las personas externas al conflicto. Ora para que la gente en posiciones de poder se esfuerce por buscar soluciones pacíficas. 

Ora por paz y para que todas las personas sean tratadas con humanidad y dignidad 

Saber cómo orar en situaciones tan complicadas como esta no es fácil. La violencia que dio comienzo al conflicto fue terrible, y el número de víctimas en respuesta como resultado de los ataques es también desgarrador. Este conflicto tan complejo se originó hace décadas y, generación tras generación, el odio sigue ahí. Por ello, la paz parece imposible. 

Sin embargo, Jesús nos dice que lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios (Lucas 18:27). 

Puede que no sepamos por qué suceden estas cosas o cuándo obrará Dios, pero podemos confiar en que Él nunca abandonará ni desamparará a Su pueblo. Dios está en medio del mayor ataque de la historia del país y se puede hacer presente a pesar del temor a las bombas y la destrucción. Y se preocupa por ellos igual que por nosotros: tanto por israelíes como por palestinos. 

Cuando ores por los implicados en esta guerra, recuerda que Dios creó a cada una de esas personas a Su imagen. Ora por paz y ora para que todas ellas sean tratadas como un reflejo de la imagen de Dios: como personas dignas y valiosas porque Dios las ha creado. Ora para que Él se revele y para que todos se rindan a Él. 

«Si cualquiera de los dos bandos dominase todo el territorio desde el Mediterráneo hasta el Pacífico, pero no conociera a Jesús, no les serviría de nada», opina el pastor Munir Kakish a Christianity Today. «Todos necesitan a Jesús». Kakish vive en Cisjordania y es el presidente del Consejo de Iglesias Evangélicas Locales de Tierra Santa.  

Ora para que todos puedan encontrar a Jesús y la violencia termine. 

About The Author

Agregar un comentario